Como organizar el cambio de armario y no morir en el intento

No sé si el cuerpo te pide invierno o no, pero estoy segura de que necesita un cambio de armario. Los días son más cortos, la temperatura baja y toca sacar los jerséis, las botas y los abrigos, pero ¿y si aprovechamos para hacer limpieza y organizar el armario? Te prometo que merece la pena: casa ordenada, mente ordenada. O en este caso, armario ordenado, mente ordenada. Sigue leyendo si quieres saber como organizar el cambio de armario:

Beneficios de una buena organización

Ya lo dice Marie Kondo: “Uno de los efectos mágicos de la organización es la confianza en tu capacidad de tomar decisiones. Organizar significa coger cada objeto con la mano, preguntarte si te inspira alegría y decidir si lo conservas o no. Al repetir este proceso cientos de miles de veces, afinamos de manera natural nuestras habilidades para tomar decisiones.”

O dicho de otro modo, cuando decides conservar o no esa prenda de ropa que ya nunca te pones, estás trabajando tu habilidad para tomar decisiones.

Yo no soy ninguna experta en el tema pero desde luego, si lo dice Marie Kondo, será verdad.

Lo que si puedo decirte es que tener un armario ordenado puede aportarte algunos beneficios que agradecerás en tu día a día:

  • Más paz mental. Ya lo dije antes: “casa ordenada, mente ordenada“. Abrir el armario y verlo ordenado y limpio aporta una tranquilidad y una paz increíbles. ¿No te da gustito cuando ves algo organizado por color, tipo o categoría?
  • Ahorra tiempo y, por lo tanto, aumenta la productividad. Olvídate de perder tiempo cada mañana porque no sabes qué ponerte. Un armario ordenado te permitirá ver rápidamente todas tus prendas y escoger más fácilmente el outfit del día. Aprovecha ese ratito para desayunar con más calma o dormir más. Eso ya es cosa tuya.
  • ¿Ponerme siempre lo mismo? No, gracias. Crear nuevas combinaciones y no ponerte siempre lo mismo será más fácil ahora. Seguro que alguna vez has encontrado una camiseta que no recordabas ni que tenías y has maldecido a todos los astros por no habértela puesto ningún día.

Tips para no morir en el intento organizando el armario

Hemos visto todas las cosas buenas que tiene traer el orden a tu vida y a tu armario, así que ha llegado el momento de ponerse manos a la obra. Ponte tu música favorita y al lío.

  • Sácalo todo. Esto es súper importante. Para hacerte una idea general de la cantidad indecente de ropa que tienes, debes vaciar el armario. Del todo. Aprovecha y déjalo todo bien limpio, ya que pasarán al menos 6 meses hasta que vuelvas a hacer otro cambio de armario. Y en serio, no conozco a nadie que a media temporada lo vacíe solo para limpiarlo.
  • Dona, vende o tira lo que ya no te pongas. Este paso es el más difícil, al menos para mi. Decidir qué prendas ya no necesito porque no me pongo es todo un reto. ¿Quién no ha dicho alguna vez: “esto lo guardo por si se vuelve a poner de moda“? (Por cierto, si lo has pensado alguna vez es porque te estás haciendo mayor).
    En fin, divide tus prendas en tres montones: donar, tirar y vender e identifica todo aquello que no te pones desde hace más de un año. Es una manera perfecta para:
    • Darle una segunda vida a tus prendas
    • Ayudar a gente necesitada.
    • Ser más sostenible y reducir la huella ecológica.
    • Recuperar parte de la inversión.
    • Hacer espacio para ropa que sí te pones.
  • Organiza todas las prendas que se quedan. Y no de cualquier manera. Para tener una visión más limpia y ordenada, escoge uno o varios tipos de organización y ponte a full con ello. Algunos de estos tipos pueden ser:
    • Tipo de prenda: jeans, pantalones de traje, faldas, camisas…
    • Colores: cálidos y fríos, blancos y negros…
    • Estilo o categoría: de diario, de deporte, para una fiesta…
    • Largo: de largo a corto o de corto a largo, como quieras.
  • Usa organizadores adecuados. Puedes usar zapateros que te permitan ver todos los zapatos de una vez, reutilizar cajas y etiquetarlas, perchas, organizadores de cajones…
  • Y por último, pero no menos importante: mantén el orden al día. De poco sirve pasarse la tarde organizando el armario si luego no lo vas a mantener. Guarda la ropa de nuevo en su sitio, como la primera vez que lo hiciste, y verás que no cuesta nada.

Dos tips más a tener en cuenta

Quiero acabar este post dándote unos últimos consejos para tener un armario del que Maria Kondo estaría orgullosa.

  • Crea un armario cápsula. Un armario cápsula se compone de una serie de prendas básicas pero de buena calidad. La idea es que puedan combinarse entre ellas y crear un montón de looks para distintas ocasiones sin necesidad de adquirir nuevas. Son prendas que no pasan de moda y, por lo tanto, perfectas para que no vuelvas a decir eso de: “no tengo nada que ponerme“.
  • Menos es más. Un armario más grande favorece acumular cosas que ni usas ni necesitas. Opta por reducir la cantidad de muebles/estantes pero organízalos mejor.

¿Aplicas alguno de estos consejos? ¿Conoces algún otro tip a tener en cuenta? Comparte este post si te ha gustado y visita la tienda online si quieres empezar a planificarte hoy.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio esta protegido por reCAPTCHA y laPolítica de privacidady losTérminos del servicio de Googlese aplican.

Volver arriba